Caracas miércoles, 24 de mayo de 2017

Historia

El Edificio de las Academias

En el centro histórico de la ciudad de Caracas, está ubicado el Palacio de las Academias, antigua sede de la ilustre Universidad Central de Venezuela. Funcionan allí cinco academias nacionales: Academia Nacional de la Historia; Academia Venezolana de la Lengua; Academia Nacional de Medicina; Academia de Ciencias Políticas y Sociales y Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales. En los tiempos del General Antonio Guzmán Blanco fue reformado el edificio que ocupa hoy el Palacio de las Academias y mandó a construir su fachada el 11 de septiembre de 1872. Se destacan en la misma, adornos al estilo neogótico, distribuidos en cuarenta y dos luces entre ventanas y puertas y el reloj central coronando con una punta que alcanza treinta y cinco metros de altura. En el Gobierno de Pérez Jiménez, se ordenó la reparación general del edificio. Una vez mudada la universidad, el edificio fue destinado por el Gobierno para la sede de las 5 Academias Nacionales. Como dato curioso el reloj de la torre no funciona desde enero de 1958, se dice que no tiene arreglo.

La Academia de Jurisprudencia

Los abogados de Caracas carecieron por espacio de largas décadas de un centro que los aglutinase en el sentido de fomentar la solidaridad gremial. Después de cruzar ideas acerca de la orfandad en que vivían como núcleo de profesores de derecho, un grupo de ellos resolvió fundar lo que se llamó "Academia de Jurisprudencia". Puestos de acuerdo en cuanto a los lineamientos generales de la nueva Corporación, procedieron a nombrar la correspondiente Junta Directiva y se obtuvo el siguiente resultado: Presidente: Lic. Francisco Aranda Vicepresidente: Dr. Manuel López de Umérez Secretario: Dr. Elías Acosta Instalada con la mayor solemnidad, la Academia de Jurisprudencia, se entregó en 1841 al desarrollo de su progresista labor, ceñida a las pautas fijadas en los Estatutos; el objeto de la Academia era el de dilucidar materias y cuestiones de derecho para instrucción de sus miembros; contribuir al progreso de la Jurisprudencia en el país y procurar el mayor lustre de la abogacía. La vida de la Academia no fue larga, la aquejaron males como la falta de dinero y la ausencia de apoyo gubernamental. Su paso por la vida ha quedado sólo como un recuerdo en la larga historia del viejo Convento de San Francisco y, a la vez, como precioso antecedente de la actual Academia de Ciencias Políticas y Sociales. En la inauguración del Paraninfo del Palacio de las Academias en 1876, se desplegó toda la ostentación y la magnificencia que sabía imprimirse a los actos del gobierno de Antonio Guzmán Blanco, la ceremonia se inició con la bendición del salón por el Ilustrísimo señor Arzobispo, Dr. José Antonio Ponte, después de una pieza musical, tuvo lugar la colocación del retrato del Presidente al lado de los del libertador, de Inocencio XIII y de Felipe V, el orador de Orden fue el Dr. Eduardo Calcaño quien dio un discurso en el cual abundaron los elogios para el General Presidente. Cuando el Dr. Calcaño concluyó, el Rector, Dr. Pedro Medina y el Arzobispo Ponte, le pidieron a Guzmán Blanco que aprovechara aquella oportunidad para optar al título de Doctor en Jurisprudencia; ante aquella petición al "Regenerador" -como le decían- no le quedó más recurso que aceptar y de esa manera le fue otorgada la borla doctoral. La ceremonia culminó cuando Guzmán Blanco subió a la dorada tribuna, la cual ostenta la estampa de Santo Tomás de Aquino, y una vez allí dio un corto e improvisado discurso, agradeciendo el nuevo título.

Academia de Ciencias Políticas y Sociales

La Academia de Ciencias Políticas y Sociales fue creada por Ley el 16 de junio de 1915, consta de 35 Individuos de Número. La elección de los Individuos de la Academia se hará entre abogados o doctores de Ciencias Políticas o sabios venezolanos que reúnan condiciones específicas mencionadas en la Ley. La Academia tendrá un Presidente, dos Vicepresidentes, un Secretario, un Tesorero y un Bibliotecario, nombrados por ella de su propio seno y que durarán un año en sus funciones.